El litoral gallego

De abruptos acantilados a suaves playas, el litoral gallego presenta una rica sucesión de contrastes, alternando puertos seguros con enclaves de inaccesible belleza.

Las Rías Altas se extienden por la costa norte de la provincia de A Coruña ofreciéndonos una de los paisajes más abruptos, pero a la vez más encantadores de Galicia.

Redacción
9 agosto, 2010
Twitter del autor

Desde Ribadeo, en el Noreste, poco antes de que el litoral gallego de paso al asturiano, hasta la Guarda,  lugar en el que el río Miño traza una línea que separa a España de Portugal,  la costa gallega, la de mayor longitud de toda España, alterna espectaculares acantilados  con penas, cabos, puntas y suaves playas en las que el mar penetra centenares de metros.

Aun cuando Galicia supone poco más del 5% del territorio español, los casi 1500 kilómetros de costas gallegas representan casi el 19% de litoral de todo el Estado. Desde las Rías Altas, repartidas por la costa de Lugo y A Coruña, hasta las Rías Baixas, comprendidas entre Fisterra y Baiona, pasando por la Costa da Morte, entre Malpica y Fisterra, la orografía del litoral gallego es tan complicada que apenas cuenta con tramos libres de calas.